Fondos de Emergencia

Click to read in English

Los fondos de emergencia son la base de una buena planificación financiera. Sin embargo, una encuesta realizada por Bankrate señaló que solo el 37% de las personas serían capaces de pagar un gasto extraordinario con sus ahorros. Un fondo de emergencia es sinónimo de estabilidad y bajo riesgo, por lo que debes establecerlo antes de invertir tu dinero de otras maneras.

Una emergencia puede ocurrir cualquier día – puede ser un gasto imprevisto del carro (esperamos que no ocurra, pero esto puede sumar varios miles), perder tu trabajo (y tu fuente principal de ingresos para pagar las cuentas) o un gasto médico (puedes tener seguro, pero aún tienes que cubrir deducibles y co-pagos). De nuevo, esperamos que esto no ocurra, pero puede suceder cualquier día!

Un fondo de emergencia consiste de 3 a 6 meses de gastos (recomendamos que sean 6 meses en lugar de 3). Simplemente suma lo que gastas mensualmente en renta o hipoteca, utilidades, préstamos, seguros, supermercado y otros gastos esenciales (hasta diversión y entretenimiento) y multiplica el total por 6. Esto te dará 6 meses para recuperarte de un gasto extraordinario.

Tu fondo de emergencia debe ser líquido (esto es qué tan rápido puede ser convertido en efectivo) y accesible, por lo que debe estar en una cuenta de ahorros (es 100% efectivo) y no en acciones o bienes raíces (pueden demorar mucho en venderse). Si surge una emergencia, debes tener tu dinero disponible enseguida.

El objetivo principal de tu fondo de emergencia no es ganar intereses o retornos. Como el retorno es directamente proporcional al riesgo y necesitas bajo/ningún riesgo para tu fondo, tendrás muy pocos retornos. Si eres mas tolerante al riesgo y tienes mayor estabilidad financiera, puedes dividir tu fondo de emergencia en corto y largo plazo. El fondo de corto plazo será una cuenta de ahorros con 3 meses de gastos (puede usarse de inmediato) y el de largo plazo tendrá otros 3 meses de gastos en forma de bonos de alta calidad, por ejemplo (tienen bajo riesgo, intereses más altos que una cuenta de ahorros y pueden ser convertidos en efectivo en unos días).

No tienes que completar tu fondo de emergencia en un solo pago, al menos que tengas el dinero disponible para hacerlo. Determina cuánto puedes contribuir al fondo por mes y cuánto tiempo te tomaría completarlo. No olvides ser consistente y hacerlo una prioridad – hasta puedes hacer pagos automáticos de tu cuenta corriente a tu cuenta del fondo de emergencia. Si es necesario, recorta otros gastos innecesarios para que puedas construir tu fondo. Si tienes mucha deuda, establece un fondo más pequeño ($1,000, por ejemplo), elimina tus deudas, y cuando estés libre de deuda, continúa con tu fondo de emergencia.

En resumen, tu fondo de emergencia debe ser:

  1. Líquido
  2. Accesible
  3. Tener bajo/ningún riesgo
  4. Una prioridad que DEBES atender
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑